La gira de Cristina Fernández de Kirchner por la provincia de Buenos Aires la llevó ayer a Lomas de Zamora, donde visitó un centro de jubilados junto al intendente local Martín Insaurralde. Allí, insistió con su advertencia acerca del contenido de la reforma previsional que promueve el gobierno para después de las elecciones y volvió a cuestionar la suba de tarifas. “Lo que a mí me preocupa es que, frente a esta caída del consumo y la recaudación, quieran manotear la caja de los jubilados”, alertó la ex presidenta ahora candidata a senadora nacional.
“Preocupa que achiquen la torta de los jubilados, que recorten los ingresos de ese fondo; lo que están haciendo es dando un manotazo a la caja de los jubilados y esto va a impactar muy negativamente también en el consumo. Yo siempre digo que la plata de los jubilados y pensionados es plata que vuelve inmediatamente al circuito por recaudación para el propio Estado”, aseguró la ex presidenta, que utilizó las redes sociales para informar sobre el encuentro.
“Ahora están hablando de una nueva reforma previsional y en realidad lo que se está midiendo es un recorte a los jubilados”, agregó. “El fondo de las jubilaciones viene del 43 por ciento de lo que aportan todos los trabajadores en actividad y el 57 por ciento de lo que se recauda por Ganancias, impuesto al combustible e IVA, que también pagan ustedes. Ahora quieren que el impuesto a los combustibles, IVA y Ganancias ya no integren el fondo. Con lo cual, lo que hacen es achicar la torta”, explicó la ex mandataria.
Sentada en una suerte de semicírculo, Cristina participó de esta nueva actividad de campaña conversando con jubilados y jubiladas que participan de las distintas actividades que organiza el Centro “Dame mi mano”, de Lomas de Zamora. En respuesta, ellos le contaron que tienen cortado el servicio de gas por “no poder pagar la factura”. María, presidenta de la organización, detalló que le llegó una boleta del gas de 15 mil pesos. 
“Y cuando venga la luz les van a cortar todo –respondió Cristina Kirchner cuando le relataron que ante la falta de gas estaban calefaccionando las instalaciones del centro de jubilados con estufas eléctricas–. Pero no. No vamos a cortar todo. Vamos a cortar de una buena vez cómo se corta en democracia cuando no estamos de acuerdo con las cosas”. Por eso, la ex presidenta les recordó a jubilados y jubiladas que es “a través de su voto” que “también ponen su voz”.