viernes, 11 de agosto de 2017

“La gente no llega a fin de mes”

CFK cerró la campaña para las PASO en una sede de la Universidad de La Matanza

“La gente no llega a fin de mes”

Cristina Kirchner llamó a “ponerle un límite al Gobierno para reconstruir la dignidad de la ciudadanía”. Sobre Esteban Bullrich, destacó que “decían que era el mejor ministro de Educación de la historia y ahora lo tienen que esconder y hacer callar la boca”.

 “La gente no está nerviosa por las elecciones ni por el dólar, la gente está nerviosa porque no llega a fin de mes.” La frase la pronunció Cristina Kirchner durante el acto de cierre de campaña con vistas a las primarias del domingo. Fue un discurso con mayor contenido político, a la vieja usanza, con un llamado al electorado a “poner un límite (al Gobierno) para reconstruir la dignidad de la ciudadanía”.

El escenario elegido no fue casual. Fue la sede de González Catán de la Universidad Nacional de La Matanza, que no funciona porque el ex ministro de Educación Esteban Bullrich no solo no la habilitó, sino que tampoco autorizó las partidas para el pago del cuerpo docente y administrativo. CFK consideró que tal actitud responde a una matriz de pensamiento que predomina en el gobierno macrista en general y en su principal contrincante en particular: “Decían que era el mejor ministro de Educación de la historia de la Argentina, pero ahora lo tienen que esconder y hacer callar la boca, porque cada vez que dice sus ideas, espanta a miles”, dijo Cristina en un discurso con más pimienta que los que había realizado desde que lanzó la campaña. De hecho, el acto ya no contó con la escenografía que había estrenado el 20 de junio pasado. Si bien se mantuvo la condición de hablar ante un grupo reducido de participantes, todos estudiantes de universidades del conurbano, esta vez regresó el escenario con un micrófono.
La ex presidenta le dedicó un rápido repaso a las por lo menos polémicas frases de Bullrich, como la que hizo en ocasión de visitar la casa de Ana Frank “y la curiosa asociación entre el nazismo y las diferencias políticas que podía haber en una sociedad. O hace poco cuando presentó como fórmula para combatir la desocupación la instalación de fábricas de cerveza artesanal o con la mujer, cuando confundió femicidio con abortos”. Incluso le dedicó unos minutos a la última gaffe del precandidato de Cambiemos, cuando dijo que entre las cosas que hace el gobierno de María Eugenia Vidal está “un pibe más que está preso”.
CFK dijo que el Gobierno tiene invertidos los conceptos de educación y de seguridad. “Para no-  sotros una universidad más y cuantos más pibes estén en ellas, es una cárcel menos.”
Esto le permitió incluso dedicarle un lugar en su discurso a la gobernadora, de quien dijo que “debió abandonar su gestión para ponerse al frente de la campaña de Cambiemos y tuvo que trajinar por todos los estudios de TV habidos y por haber”. Un detalle que la habilitó para afirmar que Bullrich “no era el mejor ministro de Educación de la historia”.
La ex presidenta hizo un paréntesis en su discurso cuando tras relatar que durante la semana habló con Sergio Maldonado y su esposa Andrea, hermano y cuñada de Santiago, que permanece desaparecido desde el 1° de agosto pasado. Mirando a Jorge Taiana, quien estuvo preso durante la dictadura militar, dijo: “Nunca pensé que iba a tener que volver a escuchar el testimonio doloroso de familiares sobre un joven que había desaparecido luego de una movilización y una represión que había sido conducida por un importantísimo funcionario nacional del Ministerio de Seguridad”, señaló CFK, en referencia a Pablo Noceti, jefe de gabinete de esa cartera. Luego, sin vueltas, reclamó que “el Gobierno debe aclarar la situación y que aparezca con vida Santiago Maldonado”.
La precandidata, que estuvo acompañada por ocho estudiantes universitarios de la zona, con los otros precandidatos en un segundo plano, hizo también un balance de lo que fue la campaña. Aseguró que luego de recorrer la provincia y escuchar a la gente “podemos concluir que no sólo se desorganizó la vida de los argentinos sino que retrocedimos y perdimos un piso de dignidad que habíamos logrado, porque no había miedo a perder el trabajo o a no recibir los medicamentos para los ancianos y no pagar las tarifas”. La razón de esto, según Cristina, es que el Gobierno “no tiene noción de qué país está gobernando”.
El pedir el voto no es algo extraño para un candidato, pero Cristina se las ingenió para solicitarlo sin recurrir a la crítica del resto de las ofertas electorales opositoras: “Todos sabemos cuál es el voto que más va a entender el Gobierno como un llamado de atención y una advertencia para cambiar el rumbo”, dijo y la platea estudiantil estalló en aplausos. Luego lanzó una advertencia al pedir que “este domingo, además de construir un voto, cuídenlo, cuídenlo mucho. Oigan lo que oigan, digan lo que les digan, que sus votos sean cuidados. Que los votos que depositemos sean votos constructivos, que expresen ideas, demandas y necesidades, que no sean votos ni de bronca ni de odio”. Luego pidió “humildad y responsabilidad” a la hora de conocer los resultados de las primarias. Una frase que disparó lo que podría considerarse una autocrítica, cuando agregó que “responsabilidad hemos tenido siempre, pero debo reconocer que a veces no hemos sido tan humildes como hemos podido ser y eso también es importante reconocerlo”, concluyó CFK.

Apostillas

Sin alma. Raúl es titiritero y da clases en el Instituto Cultural de Cañuelas del que dice con orgullo que “el gobierno de Vidal lo abandonó y lo recuperó el municipio”. Se apretujó como muchos para poder ver y escuchar a Cristina “la única que nos puede devolver la dignidad”. Recordó que hace siete años por un accidente en su mano derecha accedió a una pensión por discapacidad pero en abril pasado el Gobierno se la quitó. “Tengo que hacer el trámite como el primer día pero es vergonzoso ver a gente en peores condiciones que yo, en silla de ruedas, haciendo lo mismo. Este gobierno no tiene alma”.

El hambre. Ileana es profesora de inglés, milita en la Agrupación docente peronista Néstor Kirchner, y relató la situación de las escuelas provinciales: “Nuestro trabajo ahora es contener el hambre de los chicos. Cada vez son más los que vienen sin siquiera desayunar. Hemos llegado a acortar la duración de las clases porque están en condiciones de mantener la atención”.
La ONU. Gladys es auxiliar docente y luego del relato de Ileana le pidió un favor al cronista de PáginaI12: “Dígale a Horacio Verbitsky que le agradezco lo que hizo por Santiago Maldonado en la ONU. Ellas (por sus compañeras) son más jóvenes y no vivieron lo que significa un desaparecido”.
Tapitas. Evelyn Pérez es una de las estudiantes que estuvo al lado de Cristina durante el acto. En la Universidad de La Matanza cursa Comercio Internacional pero además acaba de clasificar para el mundial de Taekwondo en Irlanda. “Es muy difícil estudiar y ser deportista, junto botellas y tapitas para poder competir”, dice y afirma que el mayor temor entre los alumnos es que “muchos deben abandonar la universidad para trabajar en lo que sea y así ayudar a la familia. Eso es malo porque nosotros somos el futuro”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario